Beneficios de la fibra. Fibra de salvado de trigo

Beneficios de la fibra. Fibra de salvado de trigo.

Los trastornos digestivos son comunes en toda Europa, con síntomas como el dolor abdominal, que afecta significativamente a la calidad de vida.1 Encuestas entre la población general muestran que alrededor del 30% de la población española padece estreñimiento,2 mientras que cifras recientes sugieren que, cuando se aplican los criterios de Roma III, aproximadamente, uno de cada cinco adultos experimenta estreñimiento crónico.3

Síntomas como la irregularidad y el malestar digestivo son efectos secundarios bien documentados de una baja ingesta de fibra.4,5,6,7 El aumento de la ingesta de fibra continúa siendo la principal recomendación de estilo de vida para las personas con síntomas de estreñimiento y malestar digestivo.8 El salvado de trigo es una de las fuentes naturales de fibra más eficaces a la hora de ayudar a normalizar la función intestinal, mediante la reducción del tiempo del tránsito intestinal y el aumento del volumen9, así como el peso de las heces.10

 

Un estudio reciente realizado por Intertek 4‐front Research11 y la Universidad de Leeds12 muestra que el salvado de trigo puede aliviar eficazmente los síntomas del malestar digestivo (p. ej., la distensión abdominal, la falta de energía, etc.) y mejorar el bienestar psicológico en un plazo breve. De hecho, el consumo de una sola porción (30g) de cereales con un alto contenido de salvado de trigo mejoró de forma medible y significativa los síntomas del bienestar tanto digestivo como psicológico, en un plazo de cinco días.

La ingesta de fibra habitual es mucho más baja de la recomendada. La EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) recomienda una ingesta de fibra para los adultos de 25 g al día13, con posibles beneficios adicionales con ingestas por encima de esta. La ingesta de fibra en la población española es insuficiente, con una ingesta media de fibra de solo 19 g al día los españoles no alcanzan la cantidad diaria recomendada.14 De media, se requiere un aumento de la ingesta de fibra de como mínimo 6 gramos al día para satisfacer las recomendaciones actuales.

Por lo general, los hábitos intestinales regulares pueden mejorarse con la primera ingesta del día. Algunos ejemplos son un desayuno adecuado, tomar una taza de café por las mañanas6 y darse tiempo suficiente para que tenga lugar la defecación. Algo tan simple como consumir cereales con un alto contenido fibra de salvado de trigo a diario en el desayuno podría ayudar a aliviar el malestar digestivo para gran parte de la población afectada. La elección de cereales ricos en fibra, puede ayudar a paliar la deficiencia de fibra de 6 g al día.6 Junto con una dieta equilibrada y en combinación con otras opciones con alto contenido de fibra, como el pan integral, el arroz integral, frutas y verduras, podría ayudar a muchas personas, a reducir la falta de regularidad y el malestar asociado a estos síntomas.

Datos clave de la fibra:

  • El consumo recomendado de fibra es de 25 g al día13
  • La ingesta de fibra en la población española es muy baja, ya que la mujeres consumen de media 17 g al día y los hombres 21 g al día14
  • Los adultos en España tienen que aumentar la ingesta de fibra en al menos 6 g al día de media para alcanzar la ingesta recomendada.

Referencias:

  1. Quigley EMM et al (2006) Prevalence and management of abdominal cramping and pain: a multinational survey. Aliment Pharmacol Ther 24: 411-419
  2. Garrigues V et al (2004) Prevalence of Constipation: Agreement among Several Criteria and Evaluation of the Diagnostic Accuracy of Qualifying Symptoms and Self-reported Definition in a Population-based Survey in Spain. Am. J. Epidemiol. 159: 520-526.
  3. Rey E et al (2014) Chronic constipation, irritable bowel syndrome with constipation and constipation with pain/discomfort: similarities and differences. Am J Gastroenterol. 109: 876-84
  4. Cummings JH et al (2000) Chapter 35. Nutritional management of diseases of the gut. In: Human Nutrition and Dietetics, 10th Edition. Edited by Garrow, James and Ralph. Churchill Livingstone, London. pp 562 – 567
  5. Longstreth GF et al (2006) Functional bowel disorders. Gastroenterology 130:1480–1491
  6. Slavin JL & Grabitske HA (2008) Laxation and the like assessing digestive health. Nutrition Today, 43: 193-198
  7. van Kerkhoven LA et al (2008) Gastrointestinal symptoms are still common in a general Western population. The Netherlands Journal of Medicine. 66: 18‐22
  8. World Gastroenterology Organisation Global Guidelines (2013) Coping with common GI symptoms in the community A global perspective on heartburn, constipation, bloating, and abdominal pain/discomfort. Accessed at http://www.worldgastroenterology.org/Common-Symptoms.html
  9. EFSA Journal 2010; 8(10):1817 [18 pp.]. doi:10.2903/j.efsa.2010.1817
  10. O’Sullivan K. (2012) The superior benefits of wheat bran fibre in digestive health. Eur Gastr Hep Rev 8: 90-93
  11. Lawton CL et al (2013) Short term (14 days) consumption of insoluble wheat bran fibre-containing breakfast cereals improves subjective digestive feelings, general wellbeing and bowel function in a dose dependent manner. Nutrients 5: 1436-1455
  12. Lawton CL et al (2011) Effects of increasing dietary fibre on psychological wellbeing. Ann Nutr Metab 58: 266
  13. EFSA (2010) Scientific Opinion on Dietary Reference Values for carbohydrates and dietary fibre. EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition, and Allergies (NDA). EFSA Journal 2010; 8:1462
  14. Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Iguladad. Evaluación Nutricional De La Dieta Española. I Energía y Macronutrientes. Sobre datos de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética (ENIDE)2011.