Beneficios sociológicos de desayunar en familia

Beneficios sociológicos de desayunar en familia

Con la vida cada vez más ajetreada que llevamos, sentarse a comer en familia se está volviendo cada vez más difícil, al menos para algunas familias. Sin embargo, las iniciativas educativas y de salud pública centradas en preservar los horarios de comida familiar pueden mejorar la salud nutricional de los niños y adolescentes. De hecho, está demostrado que comer en familia al menos tres veces por semana mejora significativamente la salud nutricional1.

En una revisión de 17 estudios en distintos países se ha observado que comer en familia tres o más veces por semana (desayuno incluido) beneficioso para los niños, favoreciendo que sea1:

  • un 24 % más probable que consuman alimentos saludables
  • un 20 % menos probable que consuman alimentos no saludables
  • un 35 % menos probable que padezcan trastornos alimentarios
  • un 12 % menos probable que tengan sobrepeso

La Academia de pediatría de Estados Unidos (American Academy of Pediatrics), como parte de su iniciativa para indicar a las familias lo que pueden hacer para prevenir la obesidad infantil, recomienda que se sienten a comer juntas con frecuencia y que los niños aprendan a servirse las cantidades de comida adecuadas2.

Para la mayoría de las familias, el desayuno es la comida que lleva menos tiempo preparar y consumir y, por lo tanto, reunirse a la mesa para desayunar juntos puede ser más fácil de conseguir que otras comidas del día que ocupan más tiempo.

También se ha observado que comer en familia puede ayudar a: 3,4

  • desarrollar las habilidades comunicativas de los niños (los niños y jóvenes que se sientan a comer y hablar con su familia tienen mayor confianza para comunicarse que aquellos que no lo hacen)
  • estrechar los lazos familiares y comunicarse los planes del día
  • aprender buenas formas en la mesa
  • dar mayor autonomía a los niños (el desayuno es una comida para la que es fácil y seguro que los niños elijan sus propios alimentos y, en gran medida, preparen su propio plato)

Referencias:

  1. Hammons AJ, Fiese BH. (2011) Is frequency of shared family meals related to the nutritional health of children and adolescents? Pediatrics. 127(6):e1565–74
  2. American Academy of Pediatrics. Prevention and treatment of childhood overweight and obesity. Available at: www.aap.org/ obesity/families.html
  3. Kaufman J-C (2012) Les enjeux relationnels du petit déjeuner: cadrage socio-historique. Cahiers de Nutrition et Diététique 47: S47-S52
  4. Clark C (2013) Talk at Mealtimes. National Literacy Trust Available at: http://www.literacytrust.org.uk/assets/0001/7937/Mealtimes_2013.pdf