El etiquetado nutricional de los productos

El etiquetado nutricional de los productos

Cambios en el etiquetado de alimentos en España: ¿qué significan ahora las etiquetas?

El etiquetado de los alimentos contiene información útil para el consumidor. En España y en el resto de Europa, la información que aparece en el etiquetado de los alimentos está cuidadosamente controlada para ayudar al consumidor a comprender los atributos clave de los alimentos que compra.

La legislación en materia de etiquetado de los alimentos se actualizó a nivel europeo en 2011 —Reglamento (UE) N.º 1169/2011—, haciendo obligatorio que todo el etiquetado de los alimentos se adaptase al nuevo estilo descrito en dicho reglamento que entró en vigor en diciembre de 2014.

Todos los productos de alimentación envasados en Europa deben proporcionar la misma información mínima. Cualquier declaración nutricional o de propiedades saludables debe ser coherente y adherirse a las normativas locales en materia de nutrición. Se permite añadir de manera voluntaria un etiquetado nutricional más exhaustivo (por ejemplo, los iconos de Kellogg's descritos a continuación), pero deberá cumplir igualmente con los requisitos descritos en los reglamentos.

Desde los años 30 Kellogg proporciona información nutricional en el envases de los productos en todo el mundo, en muchas ocasiones la información facilitada es más exhaustiva y completa que la requerida por la normativa. A continuación se muestran algunos ejemplos y el significado de la información que se puede encontrar en los productos de Kellogg’s.

Ingestas de referencia (IR)

Las ingestas de referencia son una guía útil que se basa en la cantidad diaria aproximada de nutrientes y energía correspondientes a una dieta saludable y equilibrada. Las ingestas de referencia (IR) no se deben considerar un objetivo, ya que los requisitos de energía y nutrientes varían entre diferentes personas. Lo que sí proporcionan es una indicación útil de la cantidad de energía que necesita de media una persona y cómo se adapta cada nutriente concreto al día a día de la dieta.

Excepto si el etiquetado indica lo contrario, los valores de IR se basan en un adulto que realiza una actividad física moderada. El objetivo es prevenir el riesgo de que las personas con menores requerimientos energéticos se alimenten en exceso, así como proporcionar información clara y coherente en el etiquetado.

Otros grupos de población, como los niños pequeños, tendrán requerimientos de nutrientes más bajos. Con todo, las IR del envase siguen constituyendo una guía útil sobre cómo contribuye cada alimento a un patrón de alimentación saludable.

Como parte de una dieta saludable y equilibrada, las ingestas de referencia (IR) de un adulto medio que practica una actividad física moderada, son las siguientes:

  • Energía: 8400 kJ/2000 kcal
  • Grasas totales: 70 g
  • Grasas saturadas: 20 g
  • Hidratos de carbono: 260 g
  • Azúcares totales: 90 g
  • Proteínas: 50 g
  • Sal: 6 g

Guía rápida de nutrientes

La energía se mide en kilocalorías (kcal) o kilojulios (kJ). Si consumimos más energía de la necesaria, ganaremos peso, y si utilizamos más de la que consumimos, lo perderemos. Las proteínas son el constituyente principal de las células y tienen función plástica muy importante formando parte de los músculos y los tejidos corporales. Tenemos unos requerimientos diarios mínimos, pero la mayoría de las personas en países desarrollados superan con creces su consumo.
Los lípidos (los triglicéridos, comúnmente llamados grasas, los fosfolípidos y los esteroles) son una fuente concentrada de energía (9kcal/g). Necesitamos consumir grasas en nuestra dieta, ya que tienen funciones importantes como reserva energética, función estructural y transporte de vitaminas liposolubles entre otras funciones. Los ácidos grasas saturado por su estructura al no contener dobles enlaces, tienen una gran estabilidad y son solidos a temperatura ambiente. Es recomendable moderar el consumo de este tipo de grasa.
Los hidratos de carbono, carbohidratos, glúcidos o azúcares tienen también como función primordial aportar energía, aunque con rendimiento 2.5 veces menor que el de la grasa. La fibra aporta varios beneficios para la salud, así que conviene consumir más. Los alimentos con más de 3 g de fibra por cada 100 g se consideran una fuente de fibra, y los que tienen más de 6 g por cada 100 g se consideran altos en fibra.
La sal también se conoce como cloruro sódico. Se puede encontrar en los alimentos de forma natural o ser añadida posteriormente. Si quieres saber el contenido de sal de un alimento consulta el etiquetado de IR. Para convertir el sodio en sal, multiplica la cantidad en gramos de sodio por 2,5.  

 

 

En la parte frontal del envase de varios alimentos y bebidas se muestra la cantidad de cada nutriente, así como el porcentaje de la IR (%IR) correspondiente a ese nutriente, que suele mostrarse habitualmente según la porción recomendada.

Este ejemplo muestra que un bol de 30 g de Corn Flakes de Kellogg’s aporta: 113 kcal, lo que equivale al 6 % de la IR de energía; 0,3 g de grasas que representa menos del 1 % de la IR total de grasa; 0,1 g de grasas saturadas equivalentes a <1 % de la IR para este nutriente; 2,4 g de azúcares equivalentes al 3 % de la IR correspondiente a este nutriente y 0,34 g de sal que equivale al 6 % de la IR para este nutriente.

El etiquetado de las ingestas de referencia es una guía rápida del contenido nutritivo de un alimento. Una forma sencilla de utilizarlo consiste en comparar dos productos entre sí para seleccionar el que tenga el contenido más bajo de grasas saturadas, sal, etc.

Algunos fabricantes también utilizan iconos específicos en la parte frontal del envase para destacar ciertos nutrientes que contiene el alimento. Para poder hacerlo, dicho alimento deberá satisfacer criterios específicos relativos al nutriente destacado; por ejemplo, en lo relativo a micronutrientes (vitaminas y minerales), el alimento deberá contener al menos un 15 % del valor de referencia de dicho micronutriente según se establece en el reglamento comunitario de la Unión Europea, para poder realizar la declaración nutricional. Presentamos algunos ejemplos de iconos utilizados habitualmente por Kellogg en España:

Cuando aparece en un envase de cereales Kellogg's, este icono indica que cada bol de cereales es una fuente de vitaminas del grupo B -tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), B6, ácido fólico y B12- y hierro.

Cuando aparece en un envase de cereales Kellogg's, este icono indica que los cereales son una fuente de calcio.

Cuando aparece en un envase de cereales Kellogg's, este icono indica que cada bol de cereales es una fuente de vitamina D.

Cuando aparece en un envase de cereales Kellogg's, este icono indica que los cereales son una fuente de fibra que proporciona al menos 3 g de fibra por cada 100 g.

Cuando aparece en un envase de cereales Kellogg's, este icono indica que los cereales son ricos en fibra al proporcionar al menos 6 g de fibra por cada 100 g.

Cuando aparece en un envase de cereales Kellogg's, este icono indica que contienen cereales integrales.

Cuando aparece en un envase de cereales Kellogg's, este icono indica que contienen cereales integrales y que es fuente de fibra.

 

Etiquetado nutricional en la parte trasera del envase

Por lo general la información nutricional con el listado de ingredientes suele encontrarse en la parte lateral o trasera del envase. Proporciona información sobre ingredientes, alérgenos y contenido nutricional del producto.

Lista de ingredientes

Según la reglamentación en Europa, los alimentos envasados deben mostrar una lista de ingredientes. Los ingredientes se enumeran en orden de peso, de forma que el ingrediente principal siempre aparezca en primer lugar.

Alérgenos

Deberá declararse de forma obligatoria aquellos ingredientes que puedan provocar hipersensibilidad en ciertos individuos. Se incluyen los siguientes:

  • Cereales que contengan gluten (es decir, trigo, cebada, avena, centeno, espelta y productos derivados)
  • Leche y productos derivados
  • Crustáceos y productos derivados
  • Sulfito en concentraciones de 10 ppm o superiores
  • Huevos y productos derivados
  • Apio y productos derivados
  • Pescado y productos derivados
  • Mostaza y productos derivados
  • Cacahuete y productos derivados
  • Semilla de sésamo y productos derivados
  • Semilla de soja y productos derivados
  • Moluscos y productos derivados
  • Frutos de cáscara y productos derivados
  • Leche y productos derivados
  • Altramuces y productos derivados

 

Declaración nutricional

La mayoría de las veces se ofrece en una tabla (como se muestra en la imagen) pero también puede presentarse como una lista. Todos los alimentos envasados deben mostrar como mínimo información sobre energía, grasas, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal.

Se podrá proporcionar voluntariamente información sobre otros nutrientes, como la fibra, las vitaminas y los minerales, siempre que estén presentes en cantidades significativas. Toda la información nutricional se proporciona con arreglo a 100 gramos de alimento y también se suele mostrar por porción.

Declaraciones nutricionales y de propiedades saludables

Las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables de los alimentos están cuidadosamente reguladas en toda la UE desde 2006 (Reglamento (CE) N.º 1924/2006). Con ello se ha contribuido a garantizar que cualquier declaración realizada en el etiquetado de un alimento sea clara, precisa y esté corroborada.

Una DECLARACIÓN NUTRICIONAL es aquella que declara, sugiere o da a entender que un alimento tiene determinadas propiedades nutricionales beneficiosas debido a la presencia, ausencia, aumento o reducción de los niveles de energía, un nutriente concreto o cualquier otra sustancia; se incluyen declaraciones como "fuente de calcio", "bajo en grasas", "alto en fibra" y "contenido reducido en sal".

Una DECLARACIÓN DE PROPIEDADES SALUDABLES es aquella que declara, sugiere o da a entender que existe una relación entre un alimento o uno de sus ingredientes y un beneficio saludable. Se incluirían declaraciones como "el calcio ayuda a mantener los huesos en condiciones normales". Las declaraciones generales, como "es bueno para ti", también pueden ser contempladas como declaraciones de propiedades saludables, por ello el Reglamento las tiene en cuenta.

Las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables incluyen el texto, las imágenes y representaciones que aparecen en el etiquetado de los alimentos, y la definición también se aplica a otras formas de comunicación con el consumidor, como los anuncios, radiofónicos o televisivos, o la información incluida en los sitios web.

Para poder realizar una declaración de propiedades saludables, ésta deberá contar con previa autorización de uso. Dicha autorización solo se concede a aquellas declaraciones cuyo efecto declarado, tras la consumición de una cantidad razonable del ingrediente activo, esté demostrado mediante evidencia científica sustancial. Consulte la lista completa de declaraciones autorizadas por la UE en el sitio web de la Comisión Europea: http://ec.europa.eu/nuhclaims/

Dos de las primeras declaraciones de propiedades saludables permitidas por la UE cuando entró en vigencia el Reglamento fueron las relativas a la fibra de salvado de trigo que se encuentra en All Bran de Kellogg’s. Dichas declaraciones permitidas son las siguientes:

  • "La fibra de salvado de trigo contribuye a un aumento de la masa fecal"
  • "La fibra de salvado de trigo contribuye a acelerar el tránsito intestinal": para obtener el efecto declarado, se deben consumir al menos 10 g diarios de fibra de salvado de trigo en una o más raciones.