¿Existe un problema con la ingesta de micronutrientes de los niños en España?

¿Existe un problema con la ingesta de micronutrientes de los niños en España?

Por Angie Jefferson, dietista

Tener una alimentación variada y equilibrada con el correcto aporte de nutrientes durante la infancia es importante para un crecimiento y desarrollo óptimos, y para la salud futura. Sin embargo, su logro puede suponer un reto, debido a multiples factores como las preferencias alimentarias de la familia, los diferentes requerimientos para el crecimiento, la falta de conocimientos y habilidades para cocinar, y, para algunos, las limitaciones económicas; todos estos factores combinados pueden limitar el desarrollo de hábitos saludables y de alimentación.1 Aunque la desnutrición no es un término que comúnmente asociamos con las dietas españolas, las encuestas alimentarias sugieren que un gran número de niños consume una cantidad de vitaminas y/o minerales marginal pudiendo ser en algunos casos deficiente. Este artículo examina las ingestas actuales, las áreas de especial preocupación y las posibles soluciones alimentarias para ayudar a corregir las deficiencias existentes.

Nivel actual de micronutrientes en los niños

La información sobre la ingesta de micronutrientes de los niños españoles es limitada. Sin embargo, los niños y adolescentes son un grupo de población con riesgo de sufrir deficiencias nutricionales, en particular, de hierro y de vitaminas C, E y B6, así como de calcio, en los países más meridionales de Europa.2 Encuestas recientes de niños españoles en edad escolar muestran riesgo en la dieta de los niños para algunas vitaminas y minerales, como el calcio, el zinc, el yodo, las vitaminas del grupo B y las vitaminas A, D y E.3,4 También se han puesto de manifiesto riesgos similares de deficiencia de micronutrientes en estudios anteriores, lo que sugiere que una dieta inadecuada no es un fenómeno nuevo.5,6

La deficiencia de vitamina D se ha convertido en una de las deficiencias de vitaminas más comunes observadas en España y, de hecho, en toda Europa, debido a una combinación de una exposición limitada a la luz del sol, menos tiempo al aire libre, el uso de lociones de protección solar (que bloquean la producción de vitamina D) y, para algunos, de ropa que evita la exposición al sol.7 A pesar de que España goza de un clima soleado, el nivel de vitamina D se encuentra por debajo de lo recomendado entre todos los grupos de edad del país.7,8 Hay estudios que muestran que casi nueve de cada diez niños españoles tienen una ingesta baja de vitamina D y casi la mitad no alcanza el nivel adecuado de vitamina D.9 Asimismo, se informa que alrededor de un tercio de los adultos españoles corre el riesgo de sufrir una deficiencia de vitamina D.10

La ingesta recomendada actual para niños mayores de 1 año es 15 μg de vitamina D al día.11 Sin embargo, estudios muestran ingestas registradas por debajo, con niveles entre 2-5µg al día en todos los grupos de edad infantiles.4,12 Se han realizado análisis de los grupos alimentarios que contribuyen a la ingesta de vitamina D de los escolares españoles muestra que los cereales tienen una importante contribución (43%) seguido por las grasas (20%), los huevos (17%) y los productos lácteos (11%).2 Sorprendentemente, el pescado (el pescado azul es la fuente natural más rica en vitamina D) no contribuye a penas a la ingesta de vitamina D.

Corrección de una ingesta insuficiente

Una reciente revisión sistemática de la evidencia ha demostrado que una dieta con alimentos muy calóricos pobres en nutrientes se relaciona positivamente con un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad entre los niños.13 En contraste, una dieta con grandes cantidades de alimentos ricos en nutrientes, como la fruta, las verduras, los cereales para el desayuno con un alto contenido de fibra y otros alimentos integrales se asoció con un riesgo menor. Se han planteado interrogantes en cuanto a la modificación de los patrones de consumo de alimentos y su efecto sobre la calidad de la dieta que se consume y la ingesta de nutrientes.14,15

Se necesita alentar tanto a los niños como a sus padres para que aumenten el consumo de alimentos con mayores niveles de vitaminas y minerales, lo cual incluye más frutas y verduras, carnes magras, productos lácteos bajos en grasa y pescado, y busquen alimentos enriquecidos, para ayudar a incrementar la ingesta de vitaminas y minerales.

La función de los alimentos enriquecidos para ayudar a alcanzar las necesidades de nutrientes

Los alimentos enriquecidos (aquellos con vitaminas y minerales añadidos) se consideran, a menudo, ricos en nutrientes (es decir, tienen altos niveles de nutrientes, vitaminas y minerales en relación con el aporte de energía) y se ha demostrado que constituyen una aportación en la dieta de niños y adolescentes.16 Muchos de los productos alimenticios del mercado están enriquecidos con varias vitaminas, minerales entre otros nutrientes. El desayuno es una ingesta importante a la hora de elegir alimentos que puedan proporcionar una mejora de la calidad de la dieta, sobre todo porque hay datos que revelan que solo uno de cada diez niños españoles (13%) consume un desayuno con un aporte nutricional adecuado.17

Los cereales para el desayuno tienen una larga historia en el enriquecimiento con vitaminas y minerales. A menudo, están enriquecidos con vitaminas del grupo B y hierro. Para ayudar a resolver el problema de salud pública de una ingesta insuficiente de vitamina D, algunos cereales para el desayuno están también enriquecidos con vitamina D para ayudar a aumentar la ingesta alimentaria. Para los niños y adultos españoles, el consumo de cereales para el desayuno enriquecidos ha demostrado mejorar la ingesta de algunos micronutrientes, incluidas la tiamina, la riboflavina, la vitamina B6, el hierro, el calcio y la vitamina D.18 La mayoría de los cereales para el desayuno se consumen con leche (93%), lo cual no solo proporciona un aumento de la ingesta de calcio, sino también de proteínas.19

Resumen

España no se diferencia de muchos otros países europeos donde se han identificado inquietudes sobre la calidad de la dieta y la ingesta de micronutrientes entre los niños y los jóvenes. Un nivel deficitario de micronutrientes no solo afecta a la salud de hoy, sino también a la salud del futuro. El fomento de la elección de alimentos ricos en nutrientes dentro de una dieta sana y equilibrada podría ser un paso importante para ayudar a reducir el riesgo de una dieta inadecuada por parte de los niños españoles.

Puntos clave:

  • Hay estudios que muestran que muchos de los niños españoles no están cumpliendo con la ingesta recomendada de nutrientes.
  • La ingesta baja de vitamina D es universal y de gran preocupación.
  • La elección de alimentos ricos en nutrientes, como la fruta, las verduras y los cereales para el desayuno enriquecidos, puede ayudar a mejorar la ingesta de vitaminas y minerales.
  • Los alimentos enriquecidos, como los cereales para el desayuno, pueden representar una contribución clave de micronutrientes a la dieta española.
  • El desayuno es una oportunidad clave para aumentar la ingesta de micronutrientes, por ejemplo, un tazón de cereales enriquecidos con leche podría proporcionar hasta una quinta parte de las necesidades diarias de un niño de calcio, hierro y vitaminas del grupo B.

Referencias:

  1. Fernandez-Alvira JM et al (2014) Country-specific dietary patterns and associations with socioeconomic status in European children: the IDEFICS study (Los hábitos alimentarios específicos de cada país y las asociaciones con el nivel socioeconómico de los niños europeos: el estudio IDEFICS). Eur J Clin Nutr. 68: 811-21
  2. Serra-Majem L (2001) Vitamin and mineral intakes in European children. Is food fortification needed? (La ingesta de vitaminas y minerales en los niños europeos. ¿Es necesaria la fortificación de alimentos?) Public Health Nutr. 4: 101–107
  3. Durá-Travé D et al (2014) Dietary Pattern among Schoolchildren with Normal Nutritional Status in Navarre, Spain (Patrón alimentario de los escolares con estado nutricional normal en Navarra, España). Nutrients 6: 1475-1487
  4. González-Jiménez E et al (2013) Análisis de la ingesta alimentaria y hábitos nutricionales en una población de adolescentes de la ciudad de Granada. Nutr Hosp. 28: 779-786
  5. Serra-Majem L et al (2001) Risk of inadequate intakes of vitamins A, B1, B6, C, E, folate, iron and calcium in the Spanish population aged 4 to 18 (Riesgo de una ingesta insuficiente de vitaminas A, B1, B6, C, E, ácido fólico, hierro y calcio en la población española de edades comprendidas entre 4 y 18 años). Int J Vitam Nutr Res. 71: 325-31
  6. Serra-Majem L et al (2001) Food patterns of Spanish schoolchildren and adolescents: The enKid Study (Patrones alimentarios de los escolares y adolescentes españoles: el Estudio enKid). Public Health Nutr. 4: 1433-1438
  7. Spiro A Buttriss JL (2014) Vitamin D; an overview of vitamin D status and intake across Europe (Vitamina D; una visión general del nivel e ingesta de vitamina D de toda Europa). Consultado en Internet en http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/nbu.12108/pdf
  8. Navarro Vlaverde C et al (2014) Deficiencia de vitamina D en España: ¿realidad o mito? Rev Osteoporos Metab Miner 6: S5-S10
  9. Rodriguez-Rodriguez E et al (2008) Vitamin D status in a group of Spanish schoolchildren (Nivel de vitamina D en un grupo de escolares españoles). Minerva Pediatr 63: 11-18
  10. Gonzáles-Morero I et al (2011) Vitamin D deficiency in Spain: a population-based cohort study (Deficiencia de vitamina D en España: un estudio de cohorte de base poblacional). Eur J Clin Nutr 65: 321-328
  11. Moreiras O et al (2013) Tablas de composición de alimentos/Guía de Prácticas, 16ª ed. Ediciones Pirámide: Madrid.
  12. Mensink GBM et al (2013) Mapping low intake of micronutrients across Europe (Establecimiento de correspondencias en el reducido consumo de micronutrientes en Europa). Brit J Nutr. 110: 755–773
  13. Ambrosini GL (2014) Childhood dietary patterns and later obesity: a review of the evidence (Hábitos alimentarios infantiles y la obesidad en etapas posteriores: una revisión de la evidencia). Proc Nutr Soc. 73: 137–146
  14. Varela-Moreiras G et al (2013) La dieta española: una actualización. Nutr Hosp. 28: S13-S20
  15. Diethelm A et al (2013) Nutrient intake of European adolescents: results of the HELENA (Healthy Lifestyle in Europe by Nutrition in Adolescence) Study (La ingesta de nutrientes de los adolescentes europeos: resultados del estudio HELENA (Estilos de vida saludables en Europa a través de la nutrición en la adolescencia)). Public Health Nutr. 17: 486–497
  16. Holmes BA et al (2011) The contribution of breakfast cereals to the nutritional intake of the materially deprived UK population (La contribución de los cereales para el desayuno a la ingesta nutricional de la población del Reino Unido con carencias materiales). European Journal of Clinical Nutrition advance online publication, 10 August 2011; doi:10.1038/ejcn.2011.143
  17. Monteagudo C et al (2012) Propuesta de un Índice de Calidad del Desayuno (BQI) para niños y adolescentes. Public Health Nutr. 16: 639–644
  18. Van den Boom et al (2006) The contribution of ready-to-eat cereals to daily nutrient intake and breakfast quality in a Mediterranean setting (La contribución de los cereales listos para comer a la ingesta diaria de nutrientes y la calidad del desayuno en el contexto mediterráneo). J Am Coll Nutr 25: 135-143
  19. Michels N et al (2015) Ready-to-eat cereals improve nutrient, milk and fruit intake at breakfast in European adolescents (Los cereales listos para comer mejoran la ingesta de nutrientes, leche y fruta en el desayuno de los adolescentes europeos). Eur J Nutr. DOI 10.10007/s00394-015-0898-x