El Poder Del Desayuno

Desde el momento en que despertamos y hasta que ingerimos los primeros alimentos del día se dan condiciones peculiares en el organismo. Como su nombre lo indica, el desayuno es la comida con la cual se rompe el ayuno.

Se han hecho estudios sobre el desayuno tanto desde el punto de vista nutricional como desde perspectivas socioeconómicas y antropológicas. Sabemos que los hábitos de consumo y la composición del desayuno varían con la edad, el género, las costumbres locales y el nivel socioeconómico, entre otros. Por ejemplo, se sabe que los hijos de padres y madres que acostumbran desayunar tienen más probabilidades de incluir al desayuno entre sus comidas diarias; esto ocurre aún cuando los hijos hayan abandonado el hogar paterno-materno. Por otro lado se sabe que hay personas que desayunan diariamente pero que reducen la frecuencia del desayuno después de la adolescencia y vuelven a incrementarla cuando tienen hijos y en la madurez2, 3. Una observación por demás interesante es que el consumo frecuente del desayuno está relacionado con una mejor calidad de vida, ya que quienes desayunan también tienen otros hábitos positivos como realizar mayor actividad física y en general un estilo de vida más saludable cuando se comparan con quienes no desayunan4.

El desayuno es un componente esencial de una alimentación completa, variada, equilibrada y adecuada. De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana 043 SSA Para la Promoción y Educación Para la Salud en Materia Alimentaria5, el desayuno, así como el resto de las comidas del día debe contener al menos un alimento de cada grupo del “Plato del Bien Comer” (Figura I).

Figura I. El Plato del Bien Comer, Norma Oficial Mexicana 043 SSA
Para la Promoción y Educación Para la Salud en Materia Alimentaria5

Aún cuando se reconoce la importancia del desayuno entre los profesionales de la salud y los círculos académicos, en países desarrollados como Estados Unidos y Australia, ha disminuido el número de personas que lo consumen. El 25% de las personas encuestadas en estos países desayunan menos de 3 días durante la semana6, 7. Esto podría explicarse simplemente por el cambio de hábitos alimenticios en respuesta al estrés y la limitada disponibilidad de tiempo que caracteriza la vida en el mundo moderno1.

Desayuno y Cereal

Investigadores en Francia y otros países encontraron que los nutrimentos que no se consumen en el desayuno no se logran compensar con las otras comidas del día. La Encuesta Australiana de Alimentación mostró que las personas que no ingieren cereal tienen más probabilidades de tener ingestiones inadecuadas de nutrimentos 6.

Un estudio realizado en Estados Unidos con niños en edad preescolar, encontró que los niños que desayunaban tenían mayores ingestiones de vitaminas A y E, hierro y las vitaminas del complejo B en comparación con aquellos que no desayunaban. Los niños que no desayunaban – 16% de la población estudiada – tenían menos probabilidades de alcanzar por lo menos dos terceras partes de las recomendaciones diarias de vitaminas y minerales 8.

En México, un estudio poblacional encontró que las personas que desayunan cereal tienen una mayor ingestión de 8 vitaminas y minerales, entre las que se encuentran: vitamina A, vitamina C, calcio y zinc 9.

¿Por qué desayunar cereal es una buena opción de nutrición?

• El cereal es un alimento bajo en grasa, rico en nutrimentos y naturalmente libre de colesterol que promueve el consumo del desayuno. Esto se debe a que niños y adultos disfrutan de la variedad, diferentes sabores y texturas, así como la practicidad que brinda el cereal para el desayuno.
• Al comer cereal para el desayuno se tienen mayores ingestiones de riboflavina, calcio, vitaminas del complejo B, vitamina A y vitamina D 10, 11.
• En México las personas que consumen cereal para el desayuno tienen una mayor ingestión de 8 vitaminas y minerales como vitamina A, vitamina C, calcio y zinc 9.
• El análisis de los datos de la Encuesta Nacional de Dieta y Nutrición en el Reino Unido, muestra que los niños de 4 a 18 años que consumen regularmente entre 30 y 40 gramos de cereal para el desayuno todos los días, consumen entre 20 y 60% más hierro, vitaminas del complejo B y vitamina D comparados con aquellos que no consumen cereal. Aquellos que consumen más cereal tienen mejores niveles de ácido fólico, riboflavina y vitamina B12 11.
• En Canadá, el cereal es el alimento aporta más hierro a los niños en edad preescolar 12.

 

 

 

 

 

    Referencias:

  1. Marangoni F, Poli A, Agostoni C, Di Pietro P, Cricelli C, Brignoli O, Fatati G, Giovannini M, Riva E, Marelli G, Porrini M, Rotella CM, Mele G, Iughetti L10, Paoletti R (2009).; A consensos document on the role of breakfast in the attainment and maintenance of Elath and wellness; Acta Biomed; 80: 166-171.
  2. Rampersaud, G.C., Pereira, M.A., Girard, B.L., Adams, J. and Metazal, J.D. (2005) Breakfast habits, Nutritional Status, Body Weight, and Academic Performance in Children and Adolescents. Journal of the American Dietetic Association. 105: 743-760.
  3. Ruxton C. H. S; Kirk T.R (1997); Breakfast: a review of associations with measures of dietary intake, physiology and biochemistry; British Journal of Nutrition; 78: 199- 213.
  4. Albertson AM, Thompson D, Franko DL, Kleinman RE, Barton BA, Crockett SJ. (2008); Consumption of breakfast cereal isassociated with positive health outcomes: evidence from the National Heart, Lung, and Blood Institute Growth and Health Study; Nutrition Research; 28: 744- 752.
  5. Norma Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2005, Servicios básicos de salud. Promoción y educación para la salud en material alimentaria. Criterios para brindar orientación.
  6. Williams P. Breakfast and the diets of Australian adults: an analysis of data from the 1995 National Nutrition Survey. Int J Food Sc and Nutr. 2005;56(1):65-79.
  7. Haines P, Guilkey D, Popkin B (1996); Trends in breakfast consumption in US Adults between 1965 and 1991; Journal American Dietetic Association; 96: 464- 470.
  8. Nicklas TA, Bao W, Webber LS, Berenson GS. Breakfast consumption affects adequacy of total daily intake in children. J Am Diet Assoc. 1993.;93(8):886-891.
  9. Barquera S, Espinosa J, Campos-Nonato I, Monterrubio E, Hernández L, Neufeld L, Rivera Dommarco J. (2007). CONSUMO DE CEREALES LISTOS PARA COMER Y CONTRIBUCIÓN A LA ADECUACIÓN DE NUTRIMENTOS EN MUJERES ADULTAS, NIÑOS PRE-ESCOLARES y ESCOLARES. Instituto Nacional de Salud Pública de México
  10. Vaisman N, Voet H, Akivis A, Vakil E. Effect of breakfast timing on the cognitive functions of elementary school students. Arch Pediatr Adolesc Med. 1996;150:1089-1092.
  11. Gibson. Public Health Nutr. 2003;6:815-820.
  12. Journal of the Canadian Dietetic Assoc. Winter 1997;58:no.4.